Derechos

Todos los ciudadanos tenemos derecho a tener derecho. Muchas veces no hay acuerdo acerca de cuáles son aquellos que deben ser priorizados, impulsados y/o protegidos por el Estado y es por eso que de manera frecuente entran en contradicción los derechos individuales con los colectivos. Estas situaciones generan líneas de tensión y conflictos latentes o explícitos y es ahí donde el Estado debe intervenir para llegar a un acuerdo entre las partes.

Pero, ¿cómo aparecen los derechos? ¿Es el Estado el que decide otorgarlos? ¿O es la sociedad quien los demanda? ¿El Estado los otorga porque la sociedad los demanda, o a veces se anticipa a posibles pedidos de la sociedad civil? Reflexionemos juntos sobre nuestros derechos. ¡Sumá tu historia!

DERECHOS RECUPERADOS

En 1983, con la recuperación de la democracia, volvieron a entrar en vigencia los derechos fundamentales: civiles y políticos. Los derechos políticos, totalmente prohibidos durante la dictadura, se restablecen y así los ciudadanos volvimos a participar activamente de la vida política. Se retoma la militancia en partidos políticos, sindicatos, organizaciones sociales y se vuelve a las urnas con la posibilidad de elegir y ser elegidos.

También se recuperan los derechos civiles: el derecho a la vida, a la libertad, a la integridad física, a no sufrir torturas, la liberta de opinión y el acceso a la justicia vuelven a ser respetados por un nuevo Estado.

Te invitamos a investigar y compartir distintas experiencias y vivencias que en torno a los derechos recuperados, los años de transición hacia la democracia, las primeras elecciones, la participación política, los cambios a lo largo de estas tres décadas. Vos, ¿te imaginás como sería no poder votar?

 

DERECHOS SOCIALES

Los derechos sociales son aquellos que humanizan a los individuos, sus relaciones y el entorno en que se desarrollan. El empleo, el salario, la jubilación, la vivienda, la alimentación, la educación, la salud y el acceso a la cultura, entre otros, son parte del conjunto de derechos sociales que, además, son garantías para la justicia e igualdad de todos. El Estado tiene la obligación de adquirir un rol sumamente activo en su consecución, como promotor, garante y defensor de su ejercicio pleno.

Hubo momentos en nuestro país, por ejemplo durante la década del 90 con la profundización de las políticas neoliberales, donde los derechos sociales dejaron de formar parte de la agenda y se vieron afectados. Luego, con la salida a la crisis económica post 2001, el Estado que se fortaleció y volvió a recuperar un rol de intervención.

¿Recordás las consecuencias que tuvo? ¿Qué sucedió después? ¿Crees que los derechos sociales son protegidos hoy por el Estado?

Participá ¡Queremos escuchar tu voz!

 

HISTORIA VIVA

Te proponemos dos momentos importantes vinculados a nuestros derechos que tuvieron lugar en estos 30 años de democracia, para que compartas con nosotros alguna experiencia, una anécdota, algo que recuerdes o que te hayan contado sobre ellos. Investigá junto a tus amigos y tu familia. Podés compartir un video o fotos! ¿Cuál elegís?

Juicio a las Juntas.
En 1984 este juicio histórico condenó a las cúpulas que habían implementado en nuestro país el terrorismo de Estado. Fue el resultado de un reclamo fuertemente sostenido por los organismos de derechos humanos que se habían fundado en plena dictadura para conocer el destino de sus familiares desaparecidos.

Fábricas recuperadas
Luego de la crisis de 2001 muchas fábricas, imposibilitadas para seguir produciendo, veían en la declaración de quiebra o su cierre un como destino inevitable. En ese contexto, fueron los propios trabajadores quienes asumieron la responsabilidad y el desafío de defender su fuente de trabajo generando un movimiento que, desde la autogestión, pasó de las estrategias de susbsitencia a una política orientada a recuperar la capacidad

 

FUTURO EN CONSTRUCCIÓN

Construimos y defendemos nuestros derechos día a día, entre todos. Algunas veces es la sociedad que exige nuevos derechos, otras veces es el propio Estado que se anticipa y los otorga y otras veces Sociedad y Estado avanzan en un camino conjunto. El movimiento es constante y producto de esas tensiones es que se ponen en marchas los cambios que transforman la sociedad.

El desafío a futuro es profundizar los procesos de democratización y seguir ampliando derechos, cuidar que no se retroceda en los que ya fueron adquiridos y seguir movilizados para que se implementen aquellos que aún no encuentran debate en los espacios institucionales.

¿Con qué acciones podemos incentivar el diálogo, defender y ampliar nuestros derechos? ¿Qué repetiríamos y qué cambiaríamos?¿Cómo te imaginás nuestro futuro? ¿Cuáles son tus sueños para un país mejor? Participá con tu relato o entrevistando a tus padres, profesores y amigos ¡La democracia la construimos entre todos!