12 de Septiembre del 2018

Conocé a los realizadores del Laboratorio 2018

Conocé a los realizadores del Laboratorio 2018

Los seleccionados presentaron proyectos con historias sobre inclusión, memoria y recuperación de historias familiares

Con la propuesta de profundizar conocimientos sobre el lenguaje audiovisual y desarrollar  proyectos innovadores, comenzó en julio la nueva edición del Laboratorio Audiovisual de Documental de Creación 2018. Este espacio, que lleva adelante el Ministerio de Innovación y Cultura a través del Programa Señal Santa Fe, está dirigido a realizadorxs santafesinxs y busca expandir las posibilidades de creación y producción audiovisual para contribuir así al desarrollo de un género que cuenta con una extensa y valiosa tradición en la historia cultural de la provincia.

Para el Laboratorio 2018 quedaron seleccionados Juan María Benitez Allasia, Luciano Giardino y la dupla integrada por María Julia Blanco y Elad Abraham, quienes ya están trabajando en sus proyectos acompañados por los profesores Hernán Khourian, Licenciado en Comunicación Audiovisual y Master en Documental de Creación y Julián d´Angiolillo, Licenciado en Artes Visuales del Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA), que se incorpora a la edición de este año.

Las propuestas audiovisuales de los realizadores incluyen historias sobre la memoria, la inclusión y las relaciones familiares, ideas que se irán construyendo en documentales a lo largo del trabajo del año y que tendrán su estreno oficial en 2019.     

María Julia Blanco y Elad Abraham realizarán un ensayo audiovisual a partir de una experiencia   familiar que tiene lazos con la historia reciente y la memoria colectiva. Blanco es Licenciada en Historia y Abraham egresado de la Escuela Provincial de Cine y TV. La propuesta que se plantean narrar nace a partir del desentierro de una biblioteca. Un baúl con libros que fue sepultado en plena dictadura militar por el abuelo de María Julia. El miedo y la persecución que se vivía en el país llevó a Ernesto a esconder la biblioteca para que la vida de su hijo no corriera peligro. Con la implementación del terrorismo de Estado en Argentina entre 1976 y 1983, tener o leer libros podía transformar a cualquier ser humano en una persona subversiva y por lo tanto, susceptible de ser eliminada.

Con el desentierro de esa biblioteca, que sucede en San Gregorio -al sur de Santa Fe- Blanco y Abraham intentarán traer de vuelta las palabras y explorar, en ese hecho reparador, la “dimensión social y colectiva, después de haber sobrevivido a un proceso histórico represivo”. En ese camino además apuestan a revisar “los vínculos intergeneracionales, los silencios, lo que se olvida y lo que se recuerda, qué del pasado nos acompaña en el presente, y cómo nos vinculamos con eso”, cuentan los realizadores en su presentación del proyecto.

Luciano Giardino también narrará una historia familiar y de integración. Su idea es contar la experiencia de su primo Joaquín, un chico con Síndrome de Down, que juega al rugby en un equipo infantil. Sobre la idea original Giardino cuenta en su carpeta de presentación que “este proyecto surgió de modo espontáneo, ante un pedido de mi tía para que acompañe a mi primo a un partido en la ciudad de Rafaela. Tenía conmigo una cámara, algo deteriorada por el tiempo, y no era mi idea filmar sino sacar algunas fotos, pero al llegar al lugar, quise comenzar a grabar lo que estaba sucediendo”.

Giardino, egresado del Instituto Superior de Cine y Artes Audiovisuales de Santa Fe, recuerda que en el equipo contrario había una niña jugando (que pasaba desapercibida entre los niños) y que eso también lo llevó a preguntarse por las formas de inclusión que se habilitan con el juego. Con esas inquietudes transita el Laboratorio en esta etapa de formación y de desarrollo de su proyecto.

Por su parte, el realizador y comunicador social, Juan María Benitez Allasia llegó con la idea de narrar las historias de las pocas salas de cines barriales que quedan en Díaz (una localidad del centro-sur de Santa Fe) y al empezar a investigar el tema se encontró con una película. Un film hecho en la década del '70 por su papá que estaba oculta. A partir de ahí, el proyecto toma un giro inesperado y se cruza con su historia personal. Desde ese lugar intentará construir respuestas a la pregunta que lo inquieta: ¿Cómo narrar el vacío? El vacío de una persona que ya no está (su papá  fallecido) y el vacío de esas salas de cine que ya no participan de la vida de la comunidad.


 

Compartir