MI PROPIA PELI TEMPORADA 2

Sinopsis de los micros

"Mi Propia Peli 2" es la segunda temporada de este proyecto de producción creativa de cortometrajes realizados por jóvenes de diferentes ciudades de Santa Fe en sus propias comunidades y a través de un trabajo colectivo y colaborativo junto a coordinadores que guían el proceso. Los jóvenes realizan el material en todas sus etapas: escritura del guión, producción, rodaje y edición en espacios de significación cultural dentro de la comunidad (y por los que transitan día a día para diferentes actividades), y no espacios de educación formal.

Se trata de una experiencia que pretende profundizar vínculos comunitarios a través de la sociabilización de los y las jóvenes entre sí y con sus familias y otros miembros de su comunidad, que participan como actores o “contadores de historias”.

"Mi Propia Peli 2" tiene su antecedente en el trabajo realizado por la productora El Triángulo junto a jóvenes que asisten a Centros de Acción Familiar (CAF) en diversos barrios de la ciudad de Santa Fe. De esta relevante experiencia surgieron 7 cortos y un capítulo final con el backstage del trabajo que forman parte de la primera temporada. Los jóvenes se implicaron y apropiaron de la iniciativa, generando una consistente experiencia grupal y logrando un producto concebido integralmente por ellos mismos.

 

23 capítulos de entre 3 y 12 minutos / 2014 / Educación / Inclusión / Sociedad

Ver más Micros
Capítulos   1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

La comedia “Algo huele mal” se grabó en el patio de la escuela Tomás Guido, en un lindo día de sol. La mayoría de los participantes actuó en el corto, porque la historia muestra un partido de fútbol y eran necesarios muchos actores. Nuevamente, la colaboración de la vicedirectora Mariel y los demás miembros de la escuela fue imprescindible para la realización de las actividades en esa localidad. En esta historia hay una disputa por una cancha de fútbol y uno de los equipos usa recursos deshonestos para alcanzar la victoria. En este corto, los chicos trabajaron de manera cómica la temática de la disputa por el espacio y los prejuicios de género entre hombres y mujeres, transmitiendo a los espectadores un mensaje de integración, respeto e igualdad entre las personas.

La comedia “Barriendo a la abuela” fue grabada en la casa de Belén y Sofía, dos de las chicas que participaron en este grupo. A su vez, Belén fue la protagonista de la historia. La casa de Sofía y Belén se transformó en un verdadero set de rodaje. Tuvimos que cambiar la mayoría de los muebles de su living para llegar a montar el escenario adecuado. Para el desarrollo del corto era central que tuviéramos fotografías de la abuela de la protagonista y lo logramos con la participación de una profesora de los chicos, quien se dispuso a posar para las fotos. Esta situación colaboró con nuestro objetivo de reforzar los lazos y la integración de la familia y la escuela en el proceso de trabajo. En el corto vemos cómo Sofía resuelve un problema familiar con la ayuda de su fallecida abuela…

Al principio hubo muchas historias muy crudas sobre hechos reales y acontecimientos que se ven a diario en los medios, pero que no dejan de ser ajenos a los chicos. Particularmente, nos llamó mucho la atención que proliferaban las historias siniestras y con un lenguaje violento. Nuestra decisión como coordinadores, fue no descartar ningún tema sugerido por los chicos, ni imponer una temática de trabajo. Lo que hicimos fue buscar fragmentos de películas donde se trabajaba el secuestro como eje central de la historia, pero a la hora de plasmarlo en imágenes en movimiento y sonido, se buscaron recursos más poéticos y metafóricos que contaban tanto o más que las ideas iniciales. Así, el corto realizado por este grupo, Binoculares, resultó en un triller de suspenso. A los chicos les gustó mucho descubrir este género y ver que había muchas maneras de contar una historia. El corto creció en profundidad, complejidad y la música y la edición lo enriquecieron.

Este corto tuvo dos actores invitados. Uno fue Raúl, el profesor de los chicos en la escuela y Gonzalo, un amigo de los chicos. Hubo situaciones muy gratas porque al principio había compañeros muy tímidos y costaba su integración al grupo. Sin embargo, durante la filmación, se comprometieron y participaron. Fue bueno verlos más desenvueltos y seguros de sí mismos, lo que nos sorprendió y alegró a todos. Una de las escenas más complejas fue el cruce de los chicos en las avenidas, porque tuvimos que cortar el tránsito por un rato en la intersección de las dos avenidas más importantes. Por suerte, los automovilistas no se enojaron y nos acompañaron con aplausos al final de la filmación. Este corto no se podría haber realizado sin la colaboración de personas de la comunidad que se brindaron generosamente: la dueña del auto que usamos en la peli, el kiosquero que nos proveyó de comida y bebida en horarios inusuales y la madre de una de las chicas que nos prestó su casa para rodar. Los chicos que participaron, cada uno en diferentes roles, son: Gonzalo Ávalos, Nicolás Blanche, Raúl Selmi, Agustina Peart, Candela Hoisl. Nuria Constante, Joaquín Burgardt, Sabrina Bessone y Daniela Quintana. El corto cuenta la historia de Juan, un joven buscavidas que intenta vender unas herramientas viejas y se cruza accidentalmente con un skater que roba un celular. Juan es acusado del robo sin motivos. Lo que no sabe el joven skater es que hay personas en busca de ese celular.

La casa tóxica comienza como una peli de aventuras, pero toma un giro inesperado hacia el final. Después de atravesar el campo, un grupo de amigos encuentra una casa abandonada y entra a explorarla y divertirse. Al poco tiempo comienzan a sentir algo raro… Sin entender de qué se trata, los chicos sufren una serie de transformaciones y el espectador reconstruye la historia a partir de las escenas iniciales en las que vemos a personas manipulando gases y productos venenosos y tóxicos. En el final, nos quedamos atónitos!

Casi como una catarsis que metaforiza los vínculos escolares, este corto espía la ambivalencia de las relaciones profesor-alumno, en el marco de la sensación de incomprensión por parte de los adultos. El final del corto enfatiza la pertenencia al género terror y se sirve de sus clichés para dar cierre a una historia en la que lo sobrenatural y la locura se confunden en las “visiones” de la protagonista. Cuando grabamos, Facundo, uno de los participantes del proyecto, nos prestó su casa para que fuera el hogar de la protagonista, Elita. Fuimos muy bien recibidos por sus padres, quienes nos dejaron la casa como escenario. Grabamos en diciembre, bajo temperaturas superiores a los 35º, pero todos los participantes dieron lo mejor de sí para que el corto quedara como lo soñamos. También utilizamos espacios de la Casa de la Cultura como escenario. Los chicos llevaron amigos suyos para que actuasen como extras en el corto y sus participaciones sumaron mucho al resultado final.

 

 

Este corto fue el más complejo de todos los realizados en San Javier. Los rodajes fueron en la casa de Sonia, la abuela de una de las participantes, en la Costanera y en la Reserva Ecológica. Tenía muchas tomas exteriores de noche, escenarios muy distanciados y muchos intérpretes. Por eso nos tomó tres jornadas de filmación. Los chicos se esmeraron en la producción y colaboraron entre escena y escena para los armados y la orientación de los actores. La escena más divertida fue la de la fogata en la que cocinamos salchichas, que duraban poco, porque se las comían entre las filmaciones. Durante el preparado de las escenas de los fantasmas, los chicos se divirtieron con el maquillaje mientras jugaban a asustarse entre sí. Participaron: Damián Gaspari, Ariana Arredondo, Santiago Labath, Valentina Roldán, Kevin Mendoza, Julián Hoyos, Araceli Oroño, Nuria Constante y Agustina Carubini. La peli cuenta la historia de un grupo de siete amigos que se van de campamento, en un clima de suspenso.

Ya desde el proceso de escritura se observaba una buena idea y un tema muy interesante para narrar, pero demandó varias tormentas de ideas y múltiples reescrituras del guión hasta llegar a la versión final. El corto se imaginó con una estética retro-futurista, por lo cual su realización resultaba dificultosa ya que no iba ser posible construir las escenografías adecuadas ni conseguir locaciones reales que se adaptaran a lo requerido. Para solucionar esto, se decidió utilizar la técnica de la pantalla verde o croma key en la que se graba con un fondo verde que luego se reemplaza por imágenes durante la postproducción. Si bien la utilización de esta técnica resultaba un desafío por la complejidad técnica, hizo posible que los chicos tuvieran una experiencia de realización audiovisual nueva y completamente diferente a la que vivieron con el primer rodaje. Otro desafío consistió en encontrar un lugar lo suficientemente grande y cómodo para poder armar el set de filmación con la pantalla. Esto se resolvió cuando uno de los chicos sugirió la utilización del salón de una iglesia que nos prestó las instalaciones. Agradecemos también la participación especial del padre de una de las chicas que se ofreció para actuar interpretando el personaje del jefe. El corto cuenta la historia de un joven que, cansado de la rutina y la monotonía de su trabajo, decide realizar un cambio en su jornada laboral desafiando las directivas de su jefe. Pero esta decisión lo lleva a transformar completamente su vida y a encontrar a alguien especial...

Tres amigos se juntan para pasar la tarde junto al río. De camino, entran en una estación de servicio para comprar unas golosinas y Milagros pasa al baño. Al darse cuenta que no tiene monedas para usar el servicio, le pide a los chicos y ellos le dan un paquete de confites. Dentro del baño, se acomoda el pelo mientras come un confite rojo y uno verde. Al abrir la puerta para salir, se encuentra con una enorme sorpresa, porque lo que está afuera es un bosque. Un poco confundida, comienza a caminar hasta que ve la figura de un minotauro. Corre para esconderse de la bestia y en ese instante, mientras ella está oculta fuera de peligro, suena su celular. El minotauro escucha el sonido y corre hacia ella. Milagros intentará avisar a sus amigos cómo llegar hasta donde ella está. ¿Lo logrará?

En San Javier circula un mito popular: la gente del lugar cuenta que una niña muy pequeña estaba enferma y solía andar en su triciclo por las habitaciones de su casa. Sus padres sufrían mucho por saber de la situación terminal de su hija. Cuando la niña muere, la entierran en el cementerio. Desde entonces, se escucha el andar de un triciclo por los caminos del cementerio… A partir de esta historia se armó el guión en el grupo formado por Daniela, Gilda, Cinthia, Alejandro, Sheila, Milagros, Diosnell, Ricardo y Oriana. El desafío mayor fue grabar con una nena tan chiquita. Para eso se trabajó en forma de juego con ella y armamos muchas pausas para que no se canse. Las familias de los chicos se involucraron mucho, nos prestaron las locaciones, acercaron tortas y jugos para la merienda y los padres de Daniela amasaron pizzas para todos, para festejar el final del rodaje.

Hubo dos etapas de rodaje. Una, cuando aún hacía frío y otra, cuando ya nos esperaban las tormentas de primavera. En la primera jornada, tuvimos varios curiosos y un buen sol sobre las veredas de Arroyo Aguiar. Los chicos se pusieron los equipos al hombro y comenzaron a jugar con las cámaras. Empezamos con los exteriores, por si el tiempo nos jugaba una mala pasada, y luego se hicieron las tomas en interiores. La tía de uno de los chicos, Gladis, colaboró con su actuación y prestándonos su casa para filmar. Resultó una actriz de primera! Para terminar el rodaje hubo muchas complicaciones de horarios y desencuentros, por eso nos llevó más tiempo de lo planificado. La última jornada fue un día gris y algunos rayos amenazaban con impedir el trabajo. Preparamos la primer toma y se largó a llover como si fuera la última vez. La lluvia no nos afectó, ya que se abrieron muchos paraguas para poder continuar. El compromiso de la tía para terminar el corto, a pesar de la tormenta, fue increíble. Participaron de la peli: Iván Quintana, Gladis Amherd, Juan Manuel Martínez, Milagros Carneva, Facundo Amherd, Rocío Leguizamón y Ludmila Undagoytia. El corto cuenta la historia de dos amigos que están buscando la manera de ir a un recital y no se les ocurre mejor idea que entrar a la casa de una vecina y pedirle dinero de un modo no muy amable. Lo que ellos no saben, es que la vecina tiene un plan mucho mejor.

Este corto fue filmado durante el mes de noviembre de 2013 en Santo Tomé. Participaron de él Karen Figueroa Jonas, Milena Moreyra y Ayelén Amaduzzi. Aunque tuvo sus dificultades, ya que era un grupo pequeño y todas querían actuar, el corto se pudo llevar a cabo gracias a la ayuda de amigos que se sumaron y colaboraron. Se resolvió más rápido de lo esperado. Se realizó en una sola jornada extensa y las chicas fueron muy prácticas a la hora de resolver cuestiones con sus compañeras. Cuando se terminó la filmación, estaban muy contentas y aseguraron que seguirían filmando por su cuenta. A Karen le gusta mucho escribir y sus historias contagiaron a sus amigas. El corto trata sobre dos amigas que se juntan una noche de tormenta, aprovechando que los padres de una de ellas no están. Pero la presencia de la hermana menor, las pone un poco incómodas.

Este corto se grabó en la escuela Tomás Guido, que nos facilitó sus instalaciones. Filmamos en la sala de dirección, donde transcurre la parte más importante de la historia, en los pasillos y la biblioteca. La enorme colaboración de la escuela y su gente reforzó el objetivo de promover la integración del proyecto con la comunidad a la que pertenecen los jóvenes. Fue muy importante en esta experiencia, la participación entusiasta de los chicos en el “detrás de cámaras”. Muchos de ellos trabajaron seriamente en la escenografía, la adecuación de los espacios y el maquillaje, explorando roles y funciones claves en el mundo del cine, aunque no siempre se aprecian en toda su dimensión. Es destacable el compromiso de todos los involucrados, desde el principio, con la creación de las historias hasta la etapa de grabación. Esta realización parte de una idea asombrosa: qué pasaría si el armario de la escuela estuviera embrujado? A partir de ahí toda una serie de hechos y situaciones llevan al espectador a un mundo de brujas y sorpresas aterradoras.

Este corto se grabó en diversos espacios de la escuela y prácticamente todos los participantes del proyecto representaron a los compañeros de Sara, protagonista de la historia. La ayuda y colaboración de la directora Norma More y de todos los integrantes de la institución -que nos permitieron usar varios de sus espacios para realizar las grabaciones- fueron indispensables y facilitaron la realización del corto. También incluye imágenes del recreo real de la escuela. Nos vemos es la historia de un encuentro que presenta la temática de las personas con capacidades diferentes, para mostrar que el amor y el respeto a la diversidad siempre nos unen.

La comedia “Operación Inodoro” se grabó en el Club Atlético Juventud Unida y tuvo como escenario principal la puerta de un baño. En esta pieza, además de crear la historia y cuidar de la producción, planillas y todo lo demás, la mayoría de los participantes del proyecto pudo actuar como extras y personajes secundarios, porque la única escena de la historia sucede en una peña, lo que demandó muchos actores. El corto, inspirado en la estética del cine mudo, como homenaje a las películas de Charles Chaplin, cuenta en clave de humor la breve historia de dos chicos que disputan el derecho de pasar al baño.

Este corto fue grabado en el parque Villarino. Para el rodaje contamos con la colaboración de la Secretaría Académica de la Facultad de Ciencias Agrarias, quien cedió los permisos correspondientes para grabar en el lugar. También valoramos la colaboración de los padres, que se organizaron para llevar a los chicos a la locación y ayudaron a que sea posible. Además, las fotografías del backstage publicadas en la web del proyecto, las tomó una de las jóvenes que asistió al taller, que tenía mucho interés en llevar a cabo esta tarea. El corto fue grabado en una sola jornada de rodaje en la que los chicos alternaron roles de actuación, asistentes de dirección, sonidistas, asistentes de fotografía, maquillaje, vestuario y foto fija. Se trata de una historia que mezcla el suspenso y el terror psicológico. Durante un campamento en un bosque, un grupo de chicos desaparece misteriosamente sin dejar rastros. Un año después, la única sobreviviente de ese grupo vuelve al bosque para tratar de descubrir que sucedió con sus amigos perdidos.

La producción de esta peli fue realmente grande porque se necesitaron muchos extras para las escenas de la fiesta. Las más complejas se filmaron en el vivero municipal, una suerte de bosque encantado a unos 15 km de San Javier. Escenario ideal y soñado para jugar con Caperucita y el lobo. Los chicos se divirtieron muchísimo y terminaron agotados, ya que fue una jornada intensa. Todos cooperaron y participaron con mucho entusiasmo. Agradecemos a Emi, a su familia y a los demás compañeros que nos ayudaron y se prestaron como extras para la escena de la fiesta. Sin ellos, no podríamos haber realizado este corto. Participaron de él: Celia Villarruel, Emiliano Carreras, Laura Hus, Daiana Hoyos, Lucas López, Brandon Bugnon, Tomás Baragiola, Isaía Woulloz, Lucas González, Nicolás Blanche, Sabrina Bessone, Brian Crabajal, Franco Roldán, Rafael Bachíaz y Mauricio Zafa. La historia comienza en una fiesta de disfraces en la que un grupo de amigos se divierte. Luis llega disfrazado de lobo como todos suponían y las chicas se ríen al verlo. Laura, vestida de Caperucita, y él se van de la fiesta. Laura se demora y las amigas salen a buscarla pero no la encuentran. Al día siguiente, inician nuevamente la búsqueda sin éxito. Al que encuentran es a Luis un poco ebrio. Entonces deciden tomar el camino más corto y sorprender a quien los espera para jugar en el bosque.

Este corto se grabó en una casa de campo cerca del centro de Pueblo Esther. Esa locación fue elegida porque en ese lugar podíamos simular una plaza y nos daba mayor comodidad para montar el set de grabación, con sombras y acceso a instalaciones sanitarias. La historia de Romancito nos lleva a la comedia romántica y trata sobre cómo tres chicos intentan impresionar a una joven de mucho carácter!

“Tormento del pasado” es una historia de suspenso que sucede, casi en su totalidad, en un hospital. El corto exigió mucho trabajo, tanto de los coordinadores como de los participantes, porque fue necesario conseguir como locación un escenario real. Después de varios intentos, logramos realizar las grabaciones en el Hospital Provincial Granaderos a Caballo. Tuvimos dos habitaciones disponibles para trabajar, una como escenario y otra como base de producción. Además, contamos con la participación de la abuela de una de las adolescentes como actriz invitada. La abuela también nos ayudó con la locación ya que nos cedió su casa para una de las escenas.

“Un amor perdido” es una historia romántica y sobrenatural. Usamos como escenario para la peli la “Casa de la Cultura” y sus veredas. En el salón principal, recreamos la escenografía de un hospital y adaptamos una oficina para que fuera el living de la casa de uno de los personajes. La particularidad de este corto fue que se grabó en una sola jornada de rodaje. Los chicos trabajaron incansablemente para llegar a cumplir con el cronograma planteado, sin resignar los estándares de calidad que ellos esperaban del corto. Fue nuestra última jornada de rodaje durante 2013 y festejamos con amigos, compañeros y padres de los chicos.

En “Un río, dos mundos”, la historia transcurre en una isla de San Lorenzo y el protagonista es un chico que tiene varios prejuicios en relación a los isleños. Una de las participantes, Brenda, nos facilitó el acceso a la isla, en un lugar donde viven amigos suyos. Desde la etapa de la escritura, este corto fue ejemplar en su proceso. El diálogo y debate entre los jóvenes puso en perspectiva diferentes miradas sobre lo que significa ser un isleño. En el guión se optó por no exotizar a los isleños, pero sí se valorizó la relación entre esas personas y el medio ambiente, para hacer una crítica a la industria que contamina el agua de nuestro río. En las primeras rondas de escritura del guión, hubo reacciones de chicos que se asemejaron mucho a la mirada prejuiciosa del protagonista de la peli. Sin embargo, y esto es lo valioso, el proceso de intercambio de conocimiento y experiencias los llevó a entender –y declarar con sus propias palabras, después de mirar el corto terminado– que no se debe juzgar a una persona por su apariencia, por el lugar donde vive o por lo que dicen los demás.

Este corto se realizó en la localidad de San Javier a lo largo de los meses de abril, mayo y junio de 2014. Participaron de él: Iara Fernández, Agustina Villarruel, Carla Villarruel, Nadia Acevedo, Maira Balbuena, David Florito y Mirta Villarruel, una mamá que colaboró con su actuación. Este corto fue una experiencia novedosa para los alumnos y para los coordinadores. Se trabajó con un gatito blanco, lo que generó mucha empatía grupal y la creación de diversas técnicas para animar y direccionar al animal en las escenas. Se trata de un film de suspenso y algo de terror en el que una chica de una pequeña ciudad comienza a recibir mensajes de un tal Matías. Arreglan una cita para encontrarse y ella se encuentra con una sorpresa…

Este corto se grabó en el “Bar del Pueblo” y se trata de una comedia que emula el cine mudo de principios del siglo XX. El rodaje se realizó con el bar en funcionamiento y los realizadores, productores y actores se mezclaban con los clientes que nos observaban sorprendidos, salvo algunos que parecían no enterarse de lo que sucedía. Los chicos se encargaron de la producción completa del corto: consiguieron el permiso para grabar, la camioneta, el vestuario… Uno de los chicos se ofreció como encargado de buscar y llevar la ropa que utilizaría el protagonista. Sin embargo, el día elegido para el rodaje no iba a poder asistir ya que a la mañana tenía un examen en la escuela. Para solucionar el “inconveniente”, llevó todo el vestuario tempranísimo al bar antes de ir a clases. Cuando llegamos a las 9.00 para grabar, la valija con todo lo necesario ya nos estaba esperando desde las 7!!! Todo un logro de compañerismo, responsabilidad y trabajo en equipo! Además, a la manera de un pre-estreno, el corto fue proyectado durante el acto de fin de curso de la escuela donde asisten los tres chicos que actuaron. El corto muestra la historia de una chica que espera en un bar su primera cita con alguien que conoció en las redes sociales. Pero quien llega no es, justamente, lo que ella se imaginaba…

Compartir