UN CIELO IMAGINADO

Sinopsis

Este documental narra el proceso de construcción de la obra que se encuentra en el lucernario del hall de la Casa de Gobierno de Santa Fe, realizada por el artista Andrés Dorigo, con la colaboración de Álvaro Dorigo y el vitralista Fabio Huser. Por iniciativa del gobierno de Santa Fe, el vitral tiene como tema dos grandes contribuciones de nuestra provincia a la identidad de la Nación, la bandera y la constitución, y representa la posibilidad de que muchas personas diferentes, de muy diversos lugares, podamos vivir unidos, bajo un mismo cielo y una misma ley. Por eso lleva el nombre: “Santa Fe, Cuna de la Bandera y la Constitución Nacional”.

 

1 capítulo de 35 minutos / 2015 / Cultura / Arte

  • Dirección: Iván Oleksak
  • Producción: Alan Valsangiácomo
  • Guión: Lautaro Ruatta
  • Dirección de fotografía: Pablo Martínez
  • Cámara: Iván Oleksak, Pablo Martínez
  • Sonido Directo y Postproducción de Sonido: Alan Valsangiácomo
  • Montaje y Postproducción de imagen: Iván Oleksak
  • Gráfica animada: Álvaro Dorigo, Noelia Mellit
  • Realización: La Huella contenidos
  • Coordinación General: Cecilia Vallina / Producción General: Paula Valenzuela
Ver más Unitarios

Un Cielo Imaginado es un documental que narra el proceso de construcción de la obra que se encuentra en el lucernario del hall de la Casa de Gobierno de Santa Fe, realizada por el artista plástico Andrés Dorigo, con la colaboración de Álvaro Dorigo y el vitralista Fabio Huser. La iniciativa del gobierno de Santa Fe fue que el vitral tuviera como tema las dos grandes contribuciones que la provincia realizó a la identidad de la Nación y representan la posibilidad de que muchas personas diferentes, de muy diversos lugares, puedan vivir unidos, bajo un mismo cielo y una misma ley. Por eso lleva el nombre: "Santa Fe, Cuna de la Bandera y la Constitución Nacional”.

En la película, que recorre todo el proceso de trabajo entre los tres artistas, Andrés Dorigo rememora sus primeras obras y la importancia de los dibujos de su padre en su formación inicial. “El arte fue apareciendo lentamente. Yo no me hubiera animado nunca a lanzarme a mandar una pintura a un salón sin haber estudiado. Siempre busqué un maestro, alguien que me hiciera de guía, y nunca lo encontré. Eso me trajo como consecuencia que, al no saber, todo lo hice a través de la misma experimentación”, dice mientras corta, pinta y arma los vidrios como un collage.

Los primeros bocetos de esta obra y las aproximaciones hacia una estructura inicial que sostenga el vitral en un centenar de panales, son los que determinan el trabajo que lleva adelante Fabio Huser. Sin embargo, la tarea en conjunto no sólo requiere paciencia entre los artistas. También la complementariedad y las dificultades, que Dorigo describe de manera muy clara: “Yo lo diseñé, pero otro lo hace. Trato de aliviarme de los aspectos negativos que me juegan en contra”.

El vitral, como técnica milenaria, colabora en ese entramado y lo releva en el tiempo, según explica Huser: “Si metafóricamente quisieras vincular esta obra con la entereza de lo que se va a representar, esto debería durar, sin tocar, como mínimo, un siglo. El tipo de trabajo con esmaltes, a altas temperaturas, o el armado en plomo, tienen la misma esencia que un vitral en una catedral, un palacio en Europa o una casa centenaria. Tal como dice Dorigo, esto tiene que perdurar, nos va a perdurar a todos”.

La obra finalmente es admirada por todos, sobre las escalinatas de la Casa de Gobierno, frente al paisaje de verdes y el agua del Litoral, tras los colores de las cinco regiones de la provincia.

Compartir