MUNDOS RODANTES

Sinopsis de los micros

Un ciclo de 4 microprogramas creado en el marco del Taller “Participación Digital, Jóvenes y Creación Audiovisual”, realizado con la Asociación de Televisoras Educativas (ATEI) como parte del desarrollo del Laboratorio de Nuevos Formatos de Televisión Cultural. El ciclo indaga experiencias colectivas y autosustentables en busca de soluciones alternativas para la transformación del entorno social.

A través del trabajo de los grupos El Qubil y la Cooperativa de Animadores de Rosario se exploran modelos novedosos en la industria del arte y la cultura. Los movimientos Masa Crítica y Fundadores de Sueños ponen el acento en prácticas cotidianas concretas y en la promoción de acciones ciudadanas que las modifiquen. Mundos Rodantes invita a pensar que es posible generar transformaciones por fuera de las grandes empresas y campañas mediáticas.

 

4 capítulos de 7 minutos / 2012 / Cultura / Jóvenes / Participación

  • Dirección: Maia Ferro, Gastón Del Porto, Alejandro Carreras, Juan Pablo Arroyo
  • Producción e investigación: Edgardo Pérez Castillo, Paula Bertolino, Maia Ferro
  • Coordinación de contenidos: Edgardo Pérez Castillo
  • Realización: El triángulo producciones
  • Coordinación General: Cecilia Vallina
  • Producción General: Paula Valenzuela
Ver más Micros
Capítulos   1 2 3 4

¿Qué es una masa crítica? Es una organización: una coincidencia no organizada. También se trata de un grupo de personas, en movimiento, en bicicleta y por la calle, un paseo mensual que se propone como una celebración del ciclismo y para afirmar y generar conciencia sobre los derechos del ciclista. “Es una idea y un evento”, dicen los organizadores, que lejos de las carreras se reúnen sólo por diversión. 

El ciclo Mundos rodantes indaga en las experiencias colectivas y autosustentables en busca de soluciones alternativas para la transformación del entorno social, en este caso, al grito de “¡Queremos ciclovías!”.

El Qubil – Músicos Independientes de Rosario es un espacio que agrupa a artistas que pretenden mejorar las condiciones de autogestión de la producción. Se trata de un proyecto que apunta a explorar otros modelos en la industria del arte y la cultura, para reunir ideas y voluntades de los artistas y mejorar los aspectos relacionados con la producción y la difusión de las obras musicales en una ciudad considerada como una de las usinas creativas más importantes de América latina.

Bajo la premisa de que la organización colectiva tiene mejores respuestas que la queja, y es más eficaz que el voluntarismo individual, El Qubil se formó bajo la figura legal de una asociación civil sin fines de lucro. Así, bandas como El Regreso del Coelacanto, Los Sucesores de la Bestia o Rosario Smowing gestionan sus propias producciones. Se trata de entender que las instituciones van más allá de quienes las integran: por eso, lejos de las estructuras más tradicionales como  sindicato o  un grupo de autoayuda, se propone como un espacio colectivo y participativo.

Compartir