29 de Agosto del 2018

“El documental es el laboratorio”

María Emilia Cortés, directora de “Guía para plantarse en la costa” reflexiona sobre el proceso creativo del taller que logró transformar su idea en una producción audiovisual.

Un recorrido por el río Colastiné que retrata historias mínimas de las mujeres que habitan sus orillas. Ese es el universo que explora Guía para plantarse en la costa, el documental dirigido por María Emilia Cortés y realizado en el marco de la edición 2017 del Laboratorio Audiovisual de Documental de Creación, un espacio de formación y producción que lleva adelante el Ministerio de Innovación y Cultura a través del Programa Señal Santa Fe. El estreno será el próximo viernes 31 de agosto a las 20.30 en El Cairo, Cine Público, de Santa Fe 1120.

La producción audiovisual, que sumó a Tamara Cordera en producción y a Claudio Perin en fotografía, se pregunta desde qué lugar mirar aquello que es continuamente observado y a partir de ahí, contempla. El río con sus camalotes, el barro que sedimenta la orilla, las flores, las plantas y los árboles, el trinar de los pájaros, el arrullo manso de las aguas marrones. La cámara espía al paisaje y también a quienes acuden al río para buscar alimento, plantas medicinales, historias y arcilla. La naturaleza y las mujeres se construyen como personajes.   

“Lo que me propuse en el documental es poder contar una historia que transcurriera donde yo vivo que es Colastiné, un lugar muy particular porque no hay más de quince cuadras y ya está el río, la laguna. Un lugar que conserva las calles de arena y mucha vegetación. Quería contar algo que transcurriese acá, que partiera desde mi visión como mujer y que pudiera contar historias de otras mujeres que viven en la costa”, cuenta Cortés y destaca así la importancia de situar la historia en ese barrio costero de la ciudad de Santa Fe atravesado por la ruta provincial N° 1.

 

El rodaje de Guía para plantarse en la costa se llevó a cabo entre septiembre y diciembre del año pasado, meses soleados, en los que la costa está florecida y la vegetación bien tupida, de manera tal de registrar al Colastiné en todo su esplendor. “Lo más complejo fue retratar al río porque cambia siempre, nunca es el mismo. Cuando rodábamos ahí nos interesó pensar el encuadre como una textura más que apelar a lo meramente descriptivo”, explica Cortés sobre el proceso de grabación del río como personaje.

Por esa breve correntada del Colastiné, fluyen las pequeñas acciones de mujeres que “buscan vegetación silvestre para poder hacer productos de medicina alternativa, barro para hacer cerámica, una mujer que va a pescar y otra que cuenta a sus nietos historias del lugar”, dice la realizadora y resalta así el anhelo de trazar con el documental “huellas de posibles cosas que suceden en la costa. No es dar el proceso como algo acabado sino como pequeñas cosas que pasan en simultáneo y que son una parte de un entorno. Como si uno anotara en una bitácora las partes de un todo”.

Atravesar la costa con la cámara, armar un posible recorrido y ver cómo los personajes son atravesados por la costa, es la apuesta que se propuso la directora que participó del Laboratorio Audiovisual coordinado por el profesor Hernán Khourian. “Yo tenía unas intenciones, una ganas muy fuertes de hacer pero no tenía ni los personajes, ni la forma. El resultado fue algo que surgió dentro de la experiencia del laboratorio. El documental es el laboratorio, es el proceso en sí mismo”, reflexiona.

Cortés, formada en el Instituto Superior de Cine y Artes Audiovisuales de Santa Fe, en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc) y en la Universidad de Tres de Febrero (donde realizó la Maestría en Periodismo Documental), valora el proceso de trabajo que se dio en ese espacio y recuerda que antes de rodar en alta calidad fue llevando a los encuentros experiencias captadas con su cámara casera. “Esa cuestión de clínica de mostrar material, recibir devoluciones, reflexionar fueron determinando parte de cómo plantear esa guía y la forma particular de pararse para hacer el documental”, concluye.

 

EQUIPO TÉCNICO:

Dirección: María Emilia Cortés.

Producción: Tamara Cordera

Fotografía y cámara: Claudio Perin

Sonido Directo: Agustina Cortés

Diseño sonoro: Ivan Galarza

Musica original: Ivan Galarza, Juan Manuel Bullo, Pamela Oliva, Savino Pozzo,

Agustina Cortés

Diseño de títulos y gráfica: Soledad Grossi.

 

CON LA PARTICIPACIÓN:

Pamela Oliva junto a Paula Oliva

Juliana Frías junto a Tea Lucero

Camila Rodriguez Del Curto junto a Federico Jesús Scherrer

Iris Sedlaseck junto a Camilo y Almendra Dalla Costa y Suri Ana Basaber



 

Compartir