29 de Agosto del 2018

Nuevo estreno de Señal Santa Fe

Pequeños Museos, un documental sobre la memoria afectiva de los objetos

Un breve anuncio publicado en un diario local marcó un punto de partida para Pequeños Museos. “Se busca persona que conserve guardado algún objeto propio, de valor afectivo, y que quiera contar su historia para proyecto documental”, indicaba el clasificado que disparó la aparición de las historias reunidas por la mirada del director del documental Agustín Sánchez Ordóñez. El resultado es Pequeños Museos cuyo estreno será este viernes a las 20.30 en El Cairo Cine Público. Desarrollado en el marco del Laboratorio Audiovisual de Documental de Creación, el proyecto contó con la participación de Pietro Picolomini como productor general y ejecutivo.

Admirador de Werner Herzog, Agustín Sánchez Ordóñez no se considera a sí mismo un coleccionista. “¡Al contrario!”, remarca, y aclara: “Un poco el documental surge de esas preguntas, por qué guardamos lo que guardamos, por qué esas cosas permanecen, si existe una memoria de los objetos. Surge a partir de preguntas que se van respondiendo y van abriendo otras preguntas. Pero en lo personal no, no soy coleccionista”.

A lo largo del proceso de trabajo en el Laboratorio, bajo la tutela de Hernán Khourian, Sánchez Ordóñez fue ampliando el espectro. “El camino del Laboratorio no es solamente lo que pasa cada quince días, sino todo lo que se desprende de eso, la relación con otros materiales, la reciprocidad con los materiales propios –explica el director–. Eso me fue dando mucha más profundidad en estas preguntas que tenía, en nuevas preguntas. Para mí es el motor de todo esto”.

Guiado por la búsqueda de respuestas, el director fue aproximándose a distintas historias, dando lugar a un primer proceso de selección. “En todo caso se trataba de buscar rasgos que hacen singulares a los personajes. Eso es lo que me llamaba la atención. En ese gesto de haber guardado algo, por tal o cual cosa, aparecía algo singular, algo que hacía a esa persona diferente del resto de los que tenían, por ejemplo, un piano, o una máquina de coser. Ellos lo tenían no sólo por su funcionalidad, o lo que podían hacer con eso, sino porque además tenían mucho por contar sobre eso. Creo que se invita a ver un documental sobre objetos pero que, finalmente, es sobre personas. Creo que hay algo ahí. En este caso todos van un poco hacia la intimidad, porque además son objetos hogareños, con los que conviven”.

- ¿Qué los llevó a inclinarse por las historias que finalmente se muestran en el documental?

- La cuestión de la elección de los personajes, y los objetos, tuvo que ver con que hubo un criterio de búsqueda. Y otro poco se fue dando. Como criterio, me empezaron a interesar las personas que tenían objetos con los que producían otras cosas, no se trataba de un objeto de cerámica en la estantería, era algo que impulsaba a estos personajes hacia adelante por algún motivo.

 

 

 

Compartir