15 de Junio del 2018

“Me interesa tomarme el tiempo para conocer a mis personajes”

“Me interesa tomarme el tiempo para conocer a mis personajes”

La directora de Frankie, Betania Cappato, habla sobre el proceso de rodaje y los aportes que le brindó el Laboratorio.

Frankie, la película dirigida por Betania Cappato y realizada en el marco del Laboratorio Audiovisual de Documental de Creación que desarrolla el Ministerio de Innovación y Cultura a través del programa Señal Santa Fe, tendrá su estreno oficial hoy a las 20.15 en el Cine América de Santa Fe.

Con producción de Iván Fund -director de Toublanc, Los labios, entre otras- Frankie explora el devenir de tres personajes que transitan a diario el Centro de Observación Astronómica (Code) que funciona desde los años sesenta en la ciudad de Santa Fe. Un hombre solitario y enigmático que vive y trabaja en el Code, una chica que lo asiste y un joven apasionado por los insondables misterios del cosmos, son los personajes principales de este documental de observación que propone una mirada contemplativa sobre sus protagonistas y el espacio, entendido tanto como universo, como lugar físico por el que circulan en su vida cotidiana. 

Con extensas sesiones de música clásica que acompañan el ritmo propio y las acciones de los protagonistas, la cámara en Frankie se detiene para observar cada pliegue de sus personajes. “Es una película que se preocupa por ir descubriendo y conociéndolos, desde sus acciones más mínimas, haciendo girar todo el relato en torno a ellos, así como los planetas giran alrededor del sol”, dice Cappato, la directora del proyecto, que antes del estreno dialogó con Señal Santa Fe para contar cómo fue el proceso de trabajo.

El documental forma parte de las cuatro producciones que se elaboraron en 2017 durante la primera edición del Laboratorio Audiovisual de Documental de Creación, una propuesta de Señal Santa Fe dirigida a realizadores santafesinos que busca expandir las posibilidades de creación y producción audiovisual

Betania Cappato, Directora de Frankie

-¿Cuál es la idea que propone el documental Frankie?¿Cuál fue la intención? 
-Frankie es una película que pretende capturar el recorrido y la mirada de sus personajes protagonistas. Se preocupa por ir descubriendo y conociéndolos, desde sus acciones más mínimas, haciendo girar todo el relato en torno a ellos, así como los planetas giran alrededor del sol. Pienso que la narración debe tener el fin de retratar, dejar una huella de una experiencia. Frankie es una película filmada desde adentro. Me interesa especialmente tomarme el tiempo de conocer y acompañar a mis personajes. De recorrer los espacios, descubriendo poco a poco su universo personal, capa sobre capa. 
Pensando siempre en que filmar es una forma de percibir el mundo, Frankie siempre quiso ser una película que pudiera acercarse de forma genuina a eso que quería representar, tratando de captar esos mundos con una mezcla de admiración y extrañeza pero también de mucha estima hacia aquello que se estaba filmando. 
La peli tenía como una necesidad de darle lugar a estos personajes tan particulares,  mostrar sus pequeñas luchas por sobrevivir en este mundo -que de alguna manera parece avanzar en una dimensión siempre ajena- y otorgarles un valor especial a la vida de cada uno de ellos a pesar de su aparente insignificancia. 
Frankie, como relato, siempre tuvo una búsqueda muy humana, eso de acercarse a la historia particular para encontrar algo más universal, como si en cada una de esas vidas pudiéramos develar algo del mundo entero. Poner en relación lo macro con lo micro, lo doméstico con lo trascendental, lo privado con lo social. Lo infinitamente pequeño es tan vasto como lo infinitamente grande.

-¿Cuál fue el mayor desafío como directora de este proyecto?
-El mayor desafío para mí como directora fue manejar la ansiedad y mantenerme siempre atenta hasta que las cosas “ocurran”. Hay días que vas a filmar y quizás te llevas sólo uno o dos minutos de material valioso para la peli. Otro gran desafío para mí fue hacer el sonido directo. Nunca lo había hecho y me pareció muy interesante. Me ayudó incluso a mi tarea como directora. Porque me ayudaba a concentrarme muchísimo en lo que estaba pasando. Me corría automáticamente de la percepción puramente vivencial y me introducía directamente en la película.

-¿Cómo fue el proceso de rodaje?
-El rodaje fue muy tranquilo. Queríamos pasar lo más desapercibidos posible para mantener el clima y la naturalidad de los personajes ante la cámara. Filmábamos lo justo y necesario, priorizando las condiciones de luz y el ánimo de los protagonistas. Siento que durante todo el rodaje nos movilizó una curiosidad genuina. Cada día volvía a mi casa con la sensación de que me habían quedado muchas cosas por filmar, por preguntar, por descubrir. Creo que la película logra transmitir esa curiosidad que nosotros sentíamos.
Frankie fue un trabajo en equipo y esto es un punto fundamental del desarrollo del proyecto. La producimos con Ivan Fund y también la montamos juntos. Con él compartimos casi todo el proceso creativo. Gigi Bugliolo fue la jefa de producción y tuvo un rol fundamental durante el rodaje. Y en la post producción se incorporaron Leandro de Loredo, quien hizo la mezcla final y Juan Martín Hsu como colorista.

-¿Cómo fue el proceso de trabajo en el laboratorio y cuáles de los materiales que trabajaron en el taller (documentales, textos, teorías) los inspiraron para hacer Frankie? 
-El proceso del laboratorio fue muy intenso y viéndolo a la distancia muy acelerado también. En menos de un año escribís, filmás, editás y estrenás una peli. ¡Es casi milagroso! Además la instancia de visionado y análisis de películas documentales desde Nanuk el esquimal (NdeR dirigida por Robert Flaherty) hasta directores más contemporáneos como Harun Farocki por ejemplo, es sumamente estimulante e inspirador.
En este sentido la propuesta de cámara de Frankie va en la misma línea conceptual del cine directo y el documental de observación. Buscábamos con Iván (Fund), director de fotografía y cámara, una mirada viva sobre lo que ocurría a nuestro alrededor, una mirada atenta y activa. Usamos la cámara en la mano todo el tiempo para poder seguir el movimiento de los personajes y poder movernos libremente por el espacio sin ninguna limitación. Además, filmábamos en plano secuencia, queríamos capturar las acciones en tiempo real sosteniendo el peso dramático que encontrábamos en ese mismo transcurrir.
De este proceso de trabajo yo sentía que se desprendían algunos de los temas sobre los que se interroga la película: El tiempo astronómico y el tiempo de nuestras acciones cotidianas. “Somos mariposas que revolotean por un día y piensan que es para siempre”, decía Carl Sagan (NdeR astrónomo estadounidense considerado uno de los más importantes divulgadores científicos de la década del '80)

-Trabajar un documental en el marco de un laboratorio implica tener numerosas instancias corrección, devoluciones, rearmados del proyecto ¿Cuáles fueron los aportes que les dio el laboratorio? ¿Cuál fue el mayor aprendizaje?
-Respecto al proceso de trabajo lo más importante para mí era siempre irme con muchas más dudas que certezas. Pensar hacia dónde quería ir y por qué. Poner en conflicto mis propias ideas y métodos de trabajo.
La metodología del laboratorio hace crecer rápidamente los proyectos. El sistema de presentaciones cada quince días donde cada uno va mostrando los avances que hizo e incluso el tener que defender oralmente esos materiales, ayudan a reparar mucho más fácilmente en las cosas que funcionan y en las que no.


F I C H A  T É C N I C A 
“FRANKIE”

Género: Documental

Idioma: Castellano 

País: Argentina

Año: 2018 

Duración: 65 min. 

Reparto: Jose María García, Marcelo Ruíz, Noelia Flores

Producción Ejecutiva: Iván Fund

Jefe de producción: Gisel Bugliolo

Dirección: Betania Cappato

Guión: Betania Cappato, Iván Fund

Dirección de Fotografía y Cámara: Iván Fund

Sonido Directo: Betania Cappato

Mezcla de Sonido: Leandro de Loreto

Montaje: Betania Cappato, Iván Fund

Colorista: Juan Martín Hsu

Compartir