07 de Marzo del 2019

India se tiñe de paisajes ribereños

India se tiñe de paisajes ribereños

Guía para plantarse en la costa, de María Emilia Cortés, fue seleccionada para participar del Indian World Film Festival.

El domingo 10 de marzo en la ciudad de Hyderabad se lanzará la tercera edición del Indian World Film Festival, en cuya selección oficial se ha incluido a Guía para plantarse en la costa, la obra que María Emilia Cortés desarrolló en el marco del Laboratorio Audiovisual de Documental de Creación. El encuentro internacional forma parte de la grilla de eventos organizados por Miniboxoffice, impulsora de festivales de cine independiente alrededor del mundo.

Con más de seis millones de habitantes, Hyderabad es la quinta ciudad más poblada de la India. Su vínculo con el séptimo arte se remonta a principios del siglo XX, y desde entonces se consolidó como una industria prolífica, centrándose principalmente en la creación de obras relacionadas con la lengua telugu. Es por eso que Hyderabad es también conocida como Tollywood, y distinguida como la segunda industria cinematográfica más importante de la India, detrás de Bollywood.

Hasta ese universo llegará Guía para plantarse en la costa, una obra que tiene como mapa al corredor costero de la Ruta 1, donde cuatro mujeres transitan su cotidianeidad en medio de un entorno natural cautivante. Interesada en que su trabajo empiece a lograr circulación por distintas pantallas, Cortés aplicó al Indian World Film Festival y obtuvo como respuesta la inclusión de su trabajo en la selección oficial de corto documental.

- ¿Qué recepción imaginás que tendrá el documental frente a un mercado culturalmente tan disímil?

- La verdad que no lo sé, me genera mucha intriga ver qué sucederá con el documental en esa pantalla. Más que nada por el lugar de la mujer. Me imagino que en mercados como India, Japón, que no son los típicos festivales de Europa o Latinoamérica, que están más acostumbrados a recibir materiales de esta parte del mundo, imagino que estos mercados son más fértiles para estas obras. Por eso también si bien el documental tiene una estética del río, es bonito, es un documental pequeño. No es un documental festivalero, porque no expone algo muy tajante, sino que es como un estado de situación para mirar como a través de la ventana. Imagino que les debe llamar la atención ver qué pasa en esta parte del mundo.

Compartir